< Atrás

PARTÍCULAS EN SUSPENSIÓN

August 2021

1. Descripción

Las partículas en suspensión en el aire son una mezcla compleja de sustancias de distinta composición química y diversa naturaleza física que presentan un tamaño variable entre 0,005 y 100 μm y no pueden detectarse a simple vista. La composición de estas partículas es una mezcla heterogénea, desde compuestos poco volátiles, amianto, esporas de hongos, bacterias, todo tipo de alérgenos, o incluso metales pesados.
Aunque la valoración de su toxicidad depende de la composición específica, una cantidad elevada de polvo en suspensión ya puede derivar en problemas para la salud. Especialmente las partículas inferiores a 1 – 5 μm, que pasan en su mayor parte sin filtrar de las vías respiratorias a los alveolos pulmonares.
Generalmente la medición agrupa a todas las partículas con diámetro que van desde menos de 0,1 micras a 50 micras. Las partículas de mayor tamaño suelen depositarse por gravedad en el polvo presente en suelo y superficies interiores. Se expresan como PM, (particulate matter o material particulado) y el diámetro de partícula como subíndice en μm: PM1, PM2,5 o PM10 son las más frecuentes en mediciones de calidad de aire interior.

2. Niveles recomendados

Cuanto mayor es el tamaño de las partículas, menor es el tiempo que permanecen en suspensión. Partículas mayores de 10 μm se depositan rápidamente en el polvo; las partículas PM10 (con diámetro ≤ 10 μm) pueden permanecer suspendidas durante horas. Las partículas PM2,5 (con diámetro ≤ 2,5 μm) pueden permanecer en el aire durante semanas y son más susceptibles de desplazarse a través de los sistemas de ventilación.
Los actuales estándares de la EPA (Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos), recomiendan valores máximos para PM2,5 de 35 μg/m³, aunque reduce los valores totales anuales a 12 – 15 μg/m³. La UE establece unos niveles máximos de 25 μg/m³ también para PM2,5, aunque con perspectiva de aumentar la restricción.

3. Rangos My inBiot

PM1 y PM2,5:

  • VERDE < 15 µg/m³
  • AMARILLO 15 – 35 µg/m³.
  • ROJO > 35 µg/m³.

PM10:

  • VERDE < 50 µg/m³
  • AMARILLO 50 – 100 µg/m³.
  • ROJO > 100 µg/m³.

4. Unidad de medida

La valoración de las partículas en suspensión se realiza en función del peso de las partículas de cada tamaño por volumen de aire (μm/m³).

5. Fuentes

La asociación de partículas en suspensión en el aire interior con la contaminación ambiental exterior es directa. El tráfico rodado (vehículos diesel, principalmente) o la industria (chimeneas, carbón, incineradoras, canteras, determinados trabajos agrícolas, etc.) son la principal fuente de emisión que, en función del sistema de ventilación y filtros, pueden detectarse en ambientes interiores. Sin embargo, los interiores de edificios tienen sus propias fuentes de emisión de partículas como pueden ser los aparatos de combustión o el humo del tabaco, o de origen biológico como polen, esporas, bacterias u hongos.
En ausencia de fuentes interiores conocidas, las concentraciones de partículas en el aire interior son muy similares a las del aire exterior.

6. Beneficios de niveles óptimos  

Un bajo nivel de partículas en suspensión implica un bajo nivel de polvo en suspensión y por lo tanto ausencia de sustancias irritantes, potencialmente alérgicas y contaminantes. Un aire libre de partículas en suspensión es un aire limpio y característico de un ambiente interior saludable.

7. Riesgos de niveles inadecuados

Las partículas presentes en el aire interior pueden ser irritantes respiratorias y potencialmente alérgicas. Los efectos sobre la salud dependen del tipo de partícula presente y su facilidad de penetración en el organismo. En personas con sistema respiratorio debilitado o con patologías respiratorias previas como asma, afectan más directamente. La diversidad de síntomas asociados va desde irritaciones de las vías respiratorias y oculares, mayor incidencia de enfermedades respiratorias y cardiovasculares, aumento de la incidencia de cáncer a largo plazo, o incluso agravamiento de enfermedades infecciosas o con sistema inmunitario debilitado.

8. Recomendaciones de mejora

  • Adecuar el sistema y mantenimiento de la instalación de ventilación a los niveles de contaminación exterior e interior en el ámbito de las partículas.
  • Evitar el humo del tabaco en interiores.
  • Utilizar aspiradores con filtros de partículas finas (tipo HEPA, ULPA, Clase C…).
  • Garantizar una limpieza interior sin arrastre de polvo: uso de bayetas húmedas para el polvo, priorizar el fregado al barrido.
  • Evitar la alta concentración de elementos textiles en interiores de edificio y/o garantizar una limpieza frecuente: las alfombras y moquetas son fuente de acumulación de polvo y una limpieza insuficiente puede hacer que ese polvo esté en suspensión de forma continua.
  • Utilización de purificadores de aire que filtren partículas de hasta 0,3 µm.
  • Asegurar la adecuada renovación de aire durante procesos de combustión (chimeneas).
  • En edificios de oficinas, ubicar fotocopiadores e impresoras en ambientes separados ventilados.

Compártelo en

Linkedin Twitter Facebook
Linkedin
Twitter
Facebook

Copyright © 2022 inBiot. Todos los derechos reservados