< Atrás

CO₂

August 2021

1. Descripción

El dióxido de carbono es un gas inodoro, incoloro e insípido. Se trata de una molécula muy estable y, a priori, no es un gas tóxico, pero sí puede llegar a ser asfixiante por desplazamiento del oxígeno en concentraciones muy elevadas.
La medición del CO₂ es un buen indicador para evaluar la calidad del aire interior de un espacio y de su tasa de renovación de aire.

2. Niveles recomendados

  • En ambientes exteriores el nivel de concentración de CO₂ es de aproximadamente 350-400 ppm (partes por millón).
  • El ambiente se considera “cargado” en valores por encima de los 800 - 1000 ppm.
  • A partir de los 2000 ppm se considera muy cargado y se producen síntomas relacionados con dolor de cabeza, cansancio y apatía general.
  • Los efectos más graves se producen a partir de 5.000 ppm, cuando se pueden llegar a producir desvanecimientos.

3. Rangos My inBiot

  • VERDE: < 800 ppm
  • AMARILLO: 800 – 1500 ppm
  • ROJO: > 1500 ppm

4. Unidad de medida

Las Partes por millón (ppm) es una unidad de medida de concentración que mide la cantidad de unidades de un compuesto o sustancia por cada millón de unidades del conjunto.

5. Fuentes

El CO₂ es emitido por los seres humanos y animales en el proceso de respiración. También es el resultado de la combustión de cualquier sustancia con contenido en carbono, de modo que estufas mal selladas u otros procesos de combustión interior o un exceso de ocupación sin adecuada regulación de la renovación de aire, suelen incrementar los niveles de CO₂.

6. Beneficios de niveles óptimos  

Un espacio interior con bajos niveles de CO₂ es representativo de un espacio con una adecuada renovación de aire. El aire fresco cuenta con niveles de CO₂ en torno a los 400 ppm.

7. Riesgos de niveles inadecuados

Niveles altos de CO₂ mantenidos en el tiempo provocan fatiga, malestar, aumento del ritmo respiratorio, somnolencia, falta de concentración y disminución de la productividad.

8. Recomendaciones de mejora

La principal recomendación es la ventilación, que deberá ser proporcional al ritmo de producción de CO₂ en el interior, principalmente debido a la ocupación de personas y animales o a la presencia de sistemas de combustión (estufas, chimeneas, cocinas, etc.).
En caso de haber calderas o estufas en el interior, es recomendable que sean lo más estancas posibles, facilitar el aporte de aire exterior directo y mantener el tiro alto en los momentos de encendido.

Compártelo en

Linkedin Twitter Facebook
Linkedin
Twitter
Facebook

Copyright © 2022 inBiot. Todos los derechos reservados